Un viaje por la história, la cultura y el arte

Los gustos y las técnicas cambian con las épocas y conocer las bases de esta evolución es uno de los objetivos del encuentro sobre Artes y Literatura, un viaje a través del tiempo que se realiza el tercer martes de cada mes en Daganzo, con la colaboración de especialistas en Historia del Arte y Turismo, y el restaurante Los
Alcaldes que ofrece su acogedor espacio.
El encuentro consta de una parte teórica y de resolución de dudas (cuyos contenidos también se comparten en Vive Daganzo), y una salida a Madrid y sus alrededores para ver in situ alguna muestra del periodo repasado ese mes.
Se trata de conocer las artes de cada época (arquitectura, pintura, teatro, música, danza…) y la literatura, desde las primeras civilizaciones hasta nuestros días, y recomendar qué leer, contemplar y escuchar (lo más representativo de cada tiempo). Con estos mimbres, nos será más fácil observar y describir una obra, entenderla y deducir la época, estilo y autor al que pertenece.
Las personas interesadas en asistir
pueden solicitar información o inscribirse en visitaguiadamadrid@gmail.com
Próximo Trimestre: “Del Renacimiento a la Ilustración”. Visita: El Madrid Literario.
Os trasladamos aquí contenido práctico relacionado con los dos primeros encuentros dedicados a LA EDAD ANTIGUA y ALTA EDAD MEDIA.
En primer lugar, subrayar que el arte es un lenguaje con unos códigos propios que posibilitan la comunicación con el público, y que cada obra es un testimonio de las sociedades y sus creencias. Así, identificar sus características nos llevará a ubicar la obra en su contexto. Pero ¿Cómo interpretar una obra de arte? Lo primero, debemos conocer las características principales de cada época, luego observar la obra detenidamente, y después describir sus elementos, para al final deducir de qué tipo de obra y autor se trata.
Para ver un ejemplo empezaremos por Arquitectura:
La descripción se hace de lo general a lo particular, observando qué función tiene (religiosa o civil), la forma (materiales utilizados, elementos estructurales), elementos decorativos (escasos/abundantes, función, tema, uso de luz,
color…) Finalmente deduciremos según estas características generales, el marco cronológico, el estilo, la escuela y el autor en su caso. No olvidemos utilizar un lenguaje impersonal sin
afirmaciones rotundas si no estamos completamente convencidos, con fórmulas como: “por las características podría tratarse de…”
Pongamos tres ejemplos de arquitectura:
•    Nos encontramos ante un conjunto arquitectónico cubierto por un montículo de tierra: La entrada desde el exterior conduce a través de un pasillo subdividido por varias puertas
de forma circular hasta una cámara central redonda. Un pilar central formado por un tronco de madera apoyado sobre una piedra, sostiene una falsa cúpula de piedra a hilera. Este tipo de construcción, un tholos, nos lleva a pensar que se trate de un monumento funerario. En su interior se celebrarían ritos funerarios y se depositaría el cadáver junto a los ajuares funerarios. Este tipo de tumbas eran colectivas. En la Península Ibérica se construyeron en el sureste, en la que conocemos hoy como Cultura de los Millares que se desarrollo en el Calcolítico (fechado hacia el 3000 a.C.). Esta  en concreto se trata de la Tumba nº 40, donde se enterraron 114 individuos.
•    Si analizamos el siguiente edificio, podemos distinguir dos partes diferenciadas, una formada por una estructura dispuesta en alzado en forma de graderío y otra por una fachada monumental. Esta estructura es característica de un teatro, un edificio pensado para realizar una representación escénica que tendría lugar en la parte principal, donde la fachada sería el decorado del espectáculo. En la parte delantera semicircular se dispondría la orquesta, mientras que el público se situaría en el
graderío. Como observamos el teatro no aprovecha ninguna ladera del terreno, por lo tanto, sería un teatro de época romana. En concreto por los detalles que apreciamos en la fachada compuesta por dos cuerpos con columnas compuestas con esculturas entre ellas, y remate adintelado, nos recuerda al teatro de Emerita Augusta (Mérida).
•    Por último, vamos a analizar otro edificio, que como apreciamos presenta una estructura de muros sólidos,
realizados con sillares de piedra y cubierto a dos aguas con teja. Podemos distinguir tres pisos de diferente tamaño, destacando el piso central por sus dimensiones y por las galerías laterales que se abren con arcos de medio punto peraltados a modo de balcones. Una doble escalinata da acceso a este piso central. Los muros cuentan con contrafuertes para repartir el peso por la altura del edificio. Esta construcción por los balcones y la escalinata, nos inclina a pensar que se tratará de un edificio que formara parte de un conjunto palaciego. Las características de los muros, las arquerías y capiteles son propias de la arquitectura altomedieval, en concreto de la asturiana. Por la altura del edificio, la riqueza tanto del material como de la decoración de los capiteles hace que
situemos la obra en el periodo de máximo esplendor, es decir, la etapa ramiriense, durante el reinado de Ramiro I (s. IX), y sería el palacio de Santa María del Naranco.

¿Sabías que…?
Las mujeres romanas consideraban bello que las cejas estuvieran unidas sobre su nariz, y para conseguir tal efecto utilizaban una mezcla de huevos de hormiga machacados con moscas secas que también utilizaban como máscara de pestañas.

Rosa Mª de Mena y Beatriz Cristóbal
2/10/2011

Entradas relacionaldas

Leave a Comment