Un café en el bar

La ley anti-tabaco está dando mucho de qué hablar.
La polémica ley anti-tabaco entró en vigor a pesar de muchos. Por un lado, hay muchos detractores y por otro los que la apoyan al cien por cien. El matrimonio Roper, conocidos en el mundo entero por su afán en polemizar, no han podido por menos que entrar al trapo con este tema.
Sra Roper, como fumadora empedernida. ¿Cómo está llevando el asunto en cuestión?
Pues como quiere que lo lleve, fatal. Parecemos poco menos que apestados.
Sr Roper:
Claro. Es que deberías dejar de fumar que además que ha subido un montón el precio del tabaco, me tienes apestada la casa y el coche.
Sra Roper:
¡A ver! En algún sitio tendré que fumar, querido. O es que quieres que me lo fume en la terraza con el frío que hace.
Sr Roper:
Sin embargo, yo sí que estoy contento. Da gusto tomarse un cafetito en el bar por las mañanas sin necesidad de tragarte el humo del vecino. Por fin, un poco de justicia para los no-fumadores. Esto es vida.
Sra Roper:
Será vida para ti. Pero para los pobres fumadores. Desde que salió la ley no hacemos otra cosa que encender y apagar cigarrillos porque no hay un sitio donde te dejen fumar. Tantas prohibiciones, más les valdría prohibir otras cosas peores.
Sr Roper:
Bueno, bueno. No mezclemos las cosas. Fumar es malísimo para la salud y el bolsillo y tú lo sabes.
Sra Roper:
Alguna cosa buena tendrá que tener, ¿digo yo? Yo siempre lo he considerado una buena forma de relajarme cuando estoy nerviosa. Y encima, ahora que la gente sólo le queda dinero para el pequeño placer de fumar, van y lo prohíben. Lo que yo te digo, me parece una barbaridad.
Sr Roper:
Lo que tienes es que adaptarte a la ley. Dentro de poco te habrás acostumbrado a no fumar en ningún sitio. Además, Los españoles sólo hacen que copiar lo de otros países. Fíjate en América, ya llevan con esta ley más de 15 años.
Sra Roper:
Y no hemos dicho siempre que: Spain is different. Ya no van a venir ni los turistas. Lo que yo te digo un caos. Si al menos la hubieran puesto en vigor en verano. Pero ahora, en pleno enero. No son formas. No señor.
Sr Roper:
Bueno, déjalo ya. Y vete a fumar un cigarrillo a la terraza.

Leave a Comment