Miguel Cardenas

¿Desde qué año vive en Daganzo D. Miguel?
Nací en Sevilla en el 1955 y vine a Daganzo en el 1961, de manera que llevo nada menos que 49 años en Daganzo. Con lo que me considero totalmente daganceño.
¿Por qué decidió venirse aquí?
No fue decisión mía sino más bien de mi familia. Estuve viviendo un tiempo en la finca de mis abuelos a 5km de aquí. Se llamaba Cuba. Después me vine aquí para empezar el colegio.
¿Cuánta gente vivía en Daganzo entonces, cómo era?
Unas 180 personas. Había 4 calles. En el colegio no llegábamos a 30 niños. Eramos una gran familia donde todo el mundo se conocía.
¿Cómo empezó en el mundo de la hostelería?
Mi primer contacto con la hostelería fue a los 23 años. Cuando Daganzo tenía 1000 habitantes. Creamos la Zona Cero. La primera terraza de verano en Daganzo y que todavía sigue funcionando. Algunos pensaron que era una temeridad pero el tema funcionó afortunadamente.
¿Cuándo empezó en los Alcaldes?
El 19 de Abril del 2002 entonces ya éramos 5000 habitantes.
¿De dónde viene el nombre Los Alcaldes?
Primeramente, Los Alcaldes era un club social de la urbanización San Trifón. Su dueño y el entonces alcalde del pueblo Emilio Valladar decidieron llamarle Los Alcaldes en honor al entremes que Cervantes escribió al pueblo de Daganzo.
¿Cuál cree que es la clave de su éxito?
Creo que la clave está en el sacrificio y la unión de la familia. La hostelería es un trabajo tremendamente duro, de manera que debes estar como enamorado de tu profesión para poder dedicarle todas las atenciones que se requieran. Mi mujer Clara y mi hija Patricia han estudiado en escuelas de hostelerías y están siempre creando nuevos platos y son las que se han preocupado por hacer de la cocina de Los Alcaldes un lugar con entidad propia.
Date cuenta que nosotros inventamos las jornadas gastronómicas, los menús especiales para fechas especiales, las jornadas de la Caza y de las Setas. Justamente, en poco tiempo vamos a iniciar las jornadas de Cordero Asado. En fin, es estar todo el día pensando en el negocio e innovando siempre.
¿Le gusta cómo se ha ido desarrollando el pueblo a lo largo del tiempo?
Creo que está hecho con mucha inteligencia. A mí me gusta, soy una persona muy abierta y me gusta el desarrollo de los pueblos. Y me gusta que Daganzo crezca, creo que es bueno para todos.
¿En qué cree Vd. Que ha perdido el pueblo, en qué cree que ha ganado?
Ha ganado en vitalidad, hay más cultura más maneras de vivir. No creo que haya perdido en nada, quizás a veces puedes añorar el encanto que tenía el pueblo cuando era pequeño pero sin embargo me gusta más el hecho de haberle visto crecer.
Cuénteme anécdotas divertidas del pueblo.
Recuerdo perfectamente cuando a mis 15 años vino a la fiesta un grupo musical. Me quedé fascinado. De hecho, montamos nosotros también nuestro propio grupo. Debutamos en el jardín de Serruchini, eramos el grupo HALLAZGO y obtuvimos un gran éxito. Yo tenía entonces los pelos largos y tocaba la batería.
Algún suceso del pueblo que le haya impactado.
Desgraciadamente, la muerte en accidente de tráfico de un gran amigo mío. Se llamaba Landete. Era joven él y joven yo y me costó mucho superarlo.
¿Cómo definiría a los daganceños?
Pues como me definiría también a mí. Somos gente, noble, culta y trabajadora.
Podría hacer un momento de brujo y decirnos còmo ve el futuro de Daganzo?
Por su situación y características es un pueblo envidiable. Digamos que la bola de cristal la ve con muy buena perspectiva.
¿Qué le gustaría hacer que no haya hecho todavía?
Crear un hotel en Daganzo.
Una pasión confesable.
Te diré dos: leer y viajar.

Muchas gracias Don Miguel.
Ha sido un placer.
Daganzo, 20 de enero del 2011

Leave a Comment