Impresoras 3D ¿la comprarías para uso doméstico?

Hasta ahora hemos oído hablar muchas cosas sobre las impresoras 3D, sobre todo en los medios de comunicación, hablando de la multitud de usos que se le pueden dar para todo tipo de casos, considerada como un avance tecnológico para construir multitud de objetos en un tiempo menor y por un coste mucho más pequeño, pero ¿alguna vez te has planteado tener una en casa?, lo cierto es que mucha gente no solo se lo ha planteado, sino que la compraron o se la hicieron. Hoy en día existen impresoras de consumo a un coste realmente asequible y con muy poco mantenimiento, pero los que ya están iniciados en este mundo opinan que lo mejor es que te la hagas tu mismo, de esta manera te familiarizaras rápidamente con esta tecnología y el coste de fabricación será menor que si accedes a una nueva.

Si te decides por una impresora 3D, la curva de aprendizaje es algo mayor y requiere de algo de entusiasmo y paciencia, para aquello a lo que quieres dedicar la impresora, no se trata de una impresora convencional donde la conectas, la configuras y te pones a imprimir, pero ¿merece la pena?, dicho por todos los que se la compraron o se la fabricaron, en ningún caso les defraudo, obteniendo en mayor o menor medida una gran satisfacción personal, además de multitud de objetos útiles y absurdos que rondan por sus casas.

El uso más común es el diseño de piezas pero vamos a poner algunos casos que se me ocurren y que le podría ocurrir a cualquiera en su casa, en estas situaciones una impresora de este tipo puede ser muy útil, por ejemplo ¿qué harías si acabas de perder una tuerca de una herramienta tuya y no la venden por ningún sitio? o ¿quieres ser el mas original de la fiesta y quieres regalar al anfitrión una figura o botella original que no podrías encontrar en ninguna parte? o ¿se te ha roto el soporte de la nevera o de un mueble de la cocina y no encuentras otra igual por ningún sitio?, ¿a quien no le ha pasado alguna vez que se le ha roto algo que es gemelo a otra pieza y por no encontrarla tener que cambiar las dos?. Bueno pues manos a la obra, si eres capaz de diseñarla, serás capaz de imprimirla y sustituirla por la pieza que te falta. Serás el manitas de la casa, pero en un nivel bastante más superior.

Como se puede ver las posibilidades pueden llegar a ser infinitas, todo dependerá de tu destreza, los conocimientos que vayas adquiriendo y de tu paciencia, pero con un poco de cada serás capaz de fabricar multitud de piezas, no olvides que puedes fabricar también las piezas de tu impresora por si un día se te rompe una de ellas, no dejes de usarla por eso, la sustituyes y sigues imprimiendo. El logro y la satisfacción personal que obtendrás fabricando todo tipo de útiles e inútiles objetos será tan grande como tu imaginación te deje llegar. ¿Alguna vez no has soñado con algún monstruo o personaje fantástico que solo está en tu imaginación?, pues ahora con un poco de dedicación también puede estar decorando una de tus estanterías.

Vamos ahora a ver lo que necesitamos para poder crear todo lo anterior, para ello aparte de necesitar una impresora 3D, necesitaremos aprender a manejar alguno de los programas que nos permiten realizar estas creaciones y una bobina de filamento que es el consumible que nos permitirá imprimir, no queremos profundizar en estos apartados porque se puede escribir mucho sobre cada uno de ellos, existen multitud de programas y multitud de filamentos dependiendo de que objetivo tenemos para nuestra impresora, nombraré alguno para dar una pequeña orientación.

Para comenzar a utilizar una de estas impresoras podemos empezar usando los diseños creados por otros para fabricar esas piezas, pero esto nos limita considerablemente ya que no tendremos nuestras propias creaciones y en caso de necesitar algo en concreto dependeremos de que lo haya creado ya otro o no podremos tener lo deseado, por eso es recomendable familiarizarse con alguno de los programas que existen dedicados a este fin, empezaremos por alguno de tipo principiante como puede ser Cura, mattercontrol, astroprint, 3d slash, 3d builder o 3dprinteros, kisslicer, slic3r, figuro, freecad, slicecrafter, 3d-tool free viewer de uso intermedio y para uso profesional Netfabb, blender o MeshLab por nombrar alguno de los existentes en el mercado.

Respecto al otro elemento, el filamento, totalmente necesario para el funcionamiento de nuestra impresora, diremos que no es un elemento caro ya que podemos encontrar en España bobinas de filamento por menos de 20 €, teniendo cada bobina un kilo de este. La resistencia de las piezas construidas dependerá del relleno que usemos para la construcción de nuestras creaciones y teniendo en cuenta que muchas de ellas son huecas a más relleno mayor resistencia, pero lo que tenemos que tener muy claro es para que vamos a usar la pieza creada y dependiendo del fin deberemos de elegir un filamento u otro siempre que nuestra impresora lo admita. Con una bobina lo normal es que tengamos para unas cuantas impresiones por lo que no será caro la fabricación de nuestras piezas. Quizás lo que tengamos que poner en alza es nuestra paciencia ya que la fabricación de una pieza nos puede llevar unas cuantas horas, es por esto que mucha gente busca la pieza que necesita en repositorios de piezas o figuras en vez de crearlas, esto nos permitirá ahorrar gran cantidad de tiempo.

Lo que tenemos muy claro, es que la obsolescencia programada teniendo una impresora 3D se reduce bastante.

Siempre hemos oído que estas impresoras son un gran avance para aplicaciones en la industria, incluso en la creación de órganos humanos en los que se sigue experimentando para conseguir que estos órganos no sean rechazados y se mantengan vivos en nuestro organismo o como se está desarrollando actualmente en la construcción casas, pero si volvemos a la pregunta de este artículo, sobre si nos merece la pena comprarnos una impresora 3D casera, la respuesta es sin ningún tipo de duda si, pero si tenemos en cuenta todo lo anteriormente comentado.

Construcción de una vivienda con impresión 3D
Construcción de una vivienda con impresión 3D

Si tu eres uno de esos aficionados que quiere comprar su primera impresora 3D te recomiendo que empieces poco a poco con uno de los programas gratuitos que hay en internet, como son:

  • TinkerCad: Su popularidad se debe a que es muy sencillo de manejar y cualquier usuario podría manejarlo.
  • AutoDesk 123D: Muy similar al anterior con una serie de módulos, cada uno desempeñando una función diferente
  • SketchUp: Otro programa sencillo de usar.

En cuanto al filamento a usar no te puedo decir cuál es el que debes usar, pero con unas pocas pautas seguro que lo tienes mucho más claro:

PLA, en un estudio realizado se demostró que este filamento es capaz de soportar una resistencia de más de 500 Kg/cm2, es un buen filamento para usos domésticos por su precio, pero no es un material recomendable para uso profesional e industrial, también por ser biodegradable, que haciéndolo ideal para el medio ambiente, implica que se deformará y tendrá debilidades estructurales. Es el material más popular.

ABS es el material que generalmente es usado para proyectos de ingeniería profesional, pero sin embargo tiene mucha menor resistencia, las pruebas dieron como resultado que el filamento se rompía al ser cargado con 330 kg/m2

Nylon 910 este material es menos usado, a nivel doméstico rara vez usado, quedando solo para ciertas empresas para la construcción de piezas o engranajes para maquinas, en las pruebas realizadas resulto ser un material muy resistente.

Policarbonato es un material mucho menos común debido a que para su utilización la impresora lo tiene que poner a una temperatura mucho más elevada, temperatura que no es posible en la mayoría de las impresoras. Es un material muy resistente y usado para crear piezas de alta resistencia por ser el material más resistente, siendo capaz de soportar una resistencia casi de 700 kg/cm2

Hoy en día existen multitud de filamentos para las impresoras 3D, con sus diferentes resistencias que deberán ser utilizados adecuadamente dependiendo del uso que se le vaya a dar, uno de estos ejemplos es el Ultem debido a su resistencia ha conseguido certificaciones aeroespaciales. La fibra de carbono por su alta resistencia y ligereza del filamento es muy usada para la fabricación de piezas para todo tipo de vehículos. El llamado Flexible usado para la fabricación de pulseras, collares, elementos decorativos, etc. Otros materiales como HIPS o el PET también son muy utilizados para fabricaciones diversas.

Para terminar, os dejo alguna de las fabricaciones más curiosas que he encontrado:

Suela para calzado deportivo
Un kayak de colores
Coches
Una oreja 
Una cámara de fotos
Escultura en el ojo de una aguja
Por último, estas 10 casas que fueron fabricadas con una impresora 3D en solo 24 horas.

Artículo escrito por: Jose Vicente Domínguez y su hijo Hugo Domínguez Pardo Micro Rein Computer

Deja tu comentario

94 − = 85