Historia del Arte y la Literatura, un viaje a través del tiempo (III)

Avanzamos en la historia para adentramos en la Edad Contemporánea, desde el Siglo de las luces (s. XVIII) al complejo s. XIX. Para ver una muestra de estos períodos vamos al campo de las letras, seleccionado un texto de cada momento para apreciar las diferencias de pensamiento y sociedad.

Rosa Mª de Mena

LA TÉCNICA. Para comentar una obra literaria hay que analizar tanto lo que aparece de forma expresa como lo sugerido, y el contexto en el que está escrita. Hay que relacionar la forma y el fondo, descubrir lo que el autor quiso decir. Para ello es preciso hacer una comprensión del texto y localizarlo (autor, obra, fecha y periodo); delimitar el género literario, destacando sus rasgos propios;  analizar el contenido –el  argumento, el tema, el punto de vista del autor y la forma en que organiza el mensaje–; la estructura –cómo las distintas partes se relacionan entre sí–; el contexto social que nos muestra la postura del autor; si hay o no un narrador; el lenguaje literario; el análisis métrico de los textos en verso; y concluir con un juicio crítico donde se resumen los aspectos más importantes, ofreciendo una opinión personal.

 

En este artículo, por motivos de extensión, tan sólo esbozaremos las líneas más generales. Se han seleccionado tres ejemplos, uno correspondiente al s. XVIII y dos de diferentes periodos del s.XIX.

EJEMPLO 1. EL SÍ DE LAS NIÑAS

 

El presente fragmento pertenece a El Sí de las niñas, de Leandro Fernández de Moratín, representado por primera vez en el Teatro de la Cruz el 24/1/ 1806. Es una obra teatral (como señala la acción determinada por el diálogo), una comedia dramática de enredo con moraleja o enseñanza. Muestra la conversación entre Doña Francisca, una joven prometida en matrimonio con Don Diego, un hombre adinerado de mayor edad. Él pide a la joven que se sincere y exprese sus sentimientos, pero la educación recibida se lo impide. El tema principal es la libertad individual, la capacidad de tomar las propias decisiones. En el texto se diferencian dos partes: el diálogo de los personajes y la opinión de Don Diego sobre la instrucción de la mujer. El autor nos refleja así un punto crucial de la época de la Ilustración, la importancia de la educación. El lenguaje empleado por el autor es coloquial para imprimir realismo a la escena, abandonando el verso del teatro barroco. Este fragmento de la obra nos expone la idea central: La crítica a la educación de los hijos cuyos sentimientos se sujetan a la obediencia estricta de sus progenitores. Analiza especialmente la práctica habitual de la época de concertar matrimonios de conveniencia sin considerar que los cónyuges se conozcan o se amen.

 

EJEMPLO 2. FORTUNATA Y JACINTA

Este fragmento pertenece a la novela Fortunata y Jacinta, del autor realista Benito Pérez Galdós, escrita entre 1886-87. Describe el paseo de Fortunata por la madrileña calle de Santa Engracia, expresando sus sentimientos y sus reflexiones sobre cuanto la rodea y sobre sí misma. Presenta una estructura cerrada: recoge el paseo desde que compra unos dátiles hasta que se sienta en un banco para comerlos. Describe la sensación de libertad  al pasear sola y la envidia por las vidas sencillas de los demás frente a la suya, marcada por los cambios que han decidido otras personas por ella. Con respecto a las técnicas narrativas, destaca el uso de un narrador en 3ª persona, omnisciente, pero que nos relata las acciones y pensamientos del personaje utilizando preguntas retóricas y exclamaciones. Describe un contexto real de una calle de Madrid para dar verosimilitud al relato. Señala rasgos propios del Realismo como el conflicto entre individuo y sociedad (Fortunata encarna la rebeldía frente a las convenciones sociales). También introduce elementos costumbristas como los niños jugando en la calle. La selección del vocabulario y del tono está condicionada por el personaje, marcado por el empleo de expresiones coloquiales. En este fragmento de la novela, Pérez Galdós plasma la realidad cotidiana de la mujer en el s. XIX y el contexto social que la limita para decidir sobre sí misma.

 

 

EJEMPLO 3. UNA NOCHE

El texto pertenece al libro Campos de Castilla (CXXIII) de Antonio Machado, escritor referente de la Generación del 98, y forma parte de los poemas que siguieron a la temprana desaparición de su mujer. El tema es la muerte y el sentimiento que surge.  El poema tiene una estructura interna de cuatro estrofas, con cuatro versos cada una. Son octosílabos de arte mayor, con rima asonante en los versos pares. En cuanto a la estructura externa del poema se divide en dos partes: la primera serían las dos estrofas iniciales donde describe la llegada de la muerte a su casa, y la segunda, formada por las dos últimas estrofas, en la que cuenta la muerte de su mujer y el dolor que le produce.  Machado nos ofrece un poema sencillo, en el que destaca especialmente la tristeza de los versos finales. Emplea como figura retórica la personificación de la muerte. El poema está escrito en 1913, un año después del fallecimiento de Leonor, y es uno de los que mejor muestran el sufrimiento del escritor tras la pérdida de su joven esposa.

 

Beatriz Cristóbal

visitaguiadamadrid@gmail.com

Entradas relacionaldas

Leave a Comment