DAGANZO DESTAPA LA CREATIVIDAD

Las clásicas enseñanzas de Trabajos manuales, Dibujo, Música, Costura… de nuestra infancia, nos parecieron asignaturas aisladas frente al resto de materias que puntuaban más y que estaban orientadas a dar respuesta a las profesiones que se imponían en una sociedad industrial. Y es aquí donde se medía erróneamente la “inteligencia”, separando la ciencia y la tecnología del arte y la creatividad.
Llega el final del verano, tiempo de descanso y reflexión bajo el sol, de hacer un repaso y plantearnos qué deseamos hacer, pero no nos valdrá la pena escoger lo más práctico, sin haber identificado antes aquello que hacemos con más pasión.
Todos poseemos un talento, una destreza  creativa (que no tiene por qué restringirse a disciplinas como la poesía o la música), sino una pasión que convendría alinear con lo que la sociedad demanda. Hoy la oferta cultural en los ayuntamientos nos acerca las múltiples técnicas e instrumentos de creación, expresión y desarrollo, al tiempo que nos evaden del día a día, de las responsabilidades y obligaciones, que han ido levantando a nuestro alrededor un muro en forma de laberinto.
Cuando el individuo se zambulle en su espacio creativo todo enmudece a su alrededor, como el buzo sumergido en aguas cristalinas de corales rojos, verdes algas y peces multicolor, solo existe el zumbido del silencio y el artista frente a su obra: una talla, un cuadro, un libro, un personaje de teatro, de zarzuela, un instrumento musical, un baile, un mueble en fase de restauración, un disfraz, un deporte, incluso un proyecto empresarial…
El individuo como el buzo solo escucha el silencio mientras observa con pasión las formas, los colores, las vibraciones, el tacto, el ingenio de su obra, a solas con sus sensaciones, sin escuchar los “ruidos” del exterior, regresando a su primitiva inocencia.  Es justo ese momento en que no existe el tiempo, cuando se pasa volando: esa es la clave, ha encontrado su elemento e investiga las técnicas de esa disciplina para practicarlas de forma incansable.
Lo importante es que en nuestra sociedad existan ambientes donde podamos encontrar la inspiración necesaria para desarrollar nuestra creatividad.
En nuestro municipio, abuelos, padres e hijos se sumergen en ese silencio que permite escuchar el interior, hacer representaciones y crear nuevos vínculos mentales (como la unión de los puntos) sobre las disciplinas aprendidas sin conexión aparente: lengua, “mates”, sociales, filosofía, naturales…. y las experiencias de vida. Todo retorna. Y de esa conexión nace una nueva idea, y sobre esa, otra. Puede que aquí surja un nuevo ingenio, o varios. Emplacémonos a comprobarlo en el tiempo. Mientras tanto seguiremos creando, nuestra obra siempre es importante.

Los libros

Con la imaginación podemos viajar al pasado o al futuro, asumir el punto de vista de otro ser humano, alcanzar una empatía necesaria para la convivencia.

Título: El elemento
Autor: Ken Robinson
Editorial: Grijalbo
ISBN: 9788425343407
“Nadie como él ha llamado la atención sobre el despropósito de separar con ligereza la ciencia y la tecnología del arte y la creatividad”. Eduardo Punset

 

 

 

 

 

 

Título: Camino de la alameda
Autora: Rosa M. de Mena
Editorial: Éride ediciones
ISBN: 9788415160410
Novela de intriga creada íntegramente en Daganzo, es un ejemplo de creatividad de nuestros vecinos.
http://rosamariademena@blogspot.com

Leave a Comment

16 + = 25