Cómo organizar una boda (I)

En este artículo os vamos a dar orientaciones de cómo organizar una boda, empezando por la pedida de mano, pero con la peculiaridad de que va a ser todo a la vieja usanza como marca la tradición.

Por fin nos hemos decidido y tenemos que empezar a planificar el que seguramente sea el evento más importante de nuestra vida. No nos pongamos nerviosos. Seguramente tengamos tiempo más que de sobra para todo.

Lo primero, como es natural, es elegir la fecha comprobando la disponibilidad de iglesia (o juzgado) y de los salones donde nos gustaría celebrar. Así que manos a la obra!: a hablar con el párroco o con el ayuntamiento en cuestión, para ver qué fechas son posibles dentro de la época que queramos que se celebre el evento.

Una vez puesta la fecha, el primer paso que “manda” la tradición es la Pedida de mano. Aunque en un próximo artículo abordaremos de manera más extensa este tema, básicamente es el momento donde se conocen oficialmente las familias. Suele hacerse en casa de la novia, donde acuden los padres del con el novio juntos. Una comida o algo más informal como un café – merienda, se aprovecha para hablar de los novios y de su futuro. Lo tradicional es que el novio regale un anillo de pedida a la novia y ella, un reloj.

Ya tenemos la fecha y la familia directa enterada de los detalles. Ahora toca anunciar el evento a familiares y amigos por medio de la tradicional invitación. Por delante tenemos un “reto” en confeccionar una lista adecuada, una vez elaborada tendremos que pensar en enviarla por lo menos con tres meses de antelación, para darles tiempo a confirmar o excusar su asistencia. En un próximo artículo hablaremos de la mejor forma de componer la invitación.

El siguiente paso es elaborar una lista de bodas, porque lo más cómodo es que la mayoría de invitados tenga un sitio donde elegir, aunque siempre existan amigos o familiares que quieran regalar algo más personalizado. Importante agradecer por escrito el regalo cuando este se reciba (antes o después de la boda).

Elegir vestuario es el siguiente paso. El novio es el que marca la etiqueta ( a no ser que se indique expresamente en la invitación). Así si por ejemplo el novio didiese casarse con chaqué, el padrino y testigos también tendrán que llevar esta prenda. Como regla general de día se viste de corto y de noche de largo, salvo la madrina que puede vestir de largo durante el día.

Ya tenemos casi todo bajo control, aunque aún nos faltan detalles importantes como el fotógrafo que realizará el reportaje de este día tan importante. Todo el mundo tiene o conoce algún familiar o amigo que tiene un buen equipo, o incluso que hace buenas fotos en su tiempo libre. No es nada recomendable acudir a ellos. Después de tanta preparación, hay que hacer las cosas bien y acudir a una empresa o profesional que nos haga un presupuesto previo y elegir sobre seguro. Tampoco vale el fotógrafo ocasional que está en este mundo de forma ilegal y pasajera, ya que todo repercute en el resultado final. Con tanto preparativo y dedicación, lo ideal sería que nos hiciesen un reportaje del “making-off” extenso, rodando y fotografiando escenas cotidianas de la vida de los novios todavía solteros, otro reportaje del día de la boda antes de acudir a la iglesia, mientras los novios se preparan, y ya después el tradicional reportaje tanto en video como en foto de la boda y posterior celebración. Si necesita un buen profesional le recomendamos a Fernando Antúnez.

 

En un siguiente artículo trataremos del protocolo en la ceremonia y en el banquete.

Sed Felices

Tinta García