Cómo ayudar a nuestros hijos a amar la lectura

 

Desde el momento en el que nos conciben en el vientre materno, estamos envueltos en las palabras que recibimos, estas palabras son las que nos hacen llegar al mundo, qué somos, cómo nos llamamos, cómo somos…
Las palabras nos ayudan a estructurarnos, nos hacemos personas con las palabras que nos llegan de nuestros semejantes.
Aprendemos lo que somos, lo que nos gusta y hasta lo que deseamos, a través de esas palabras.
En un principio las palabras que recibimos, las que nos dedican nuestros seres queridos, las personas que nos han acompañado en nuestra vida; después, aprendemos a  desplazar esta experiencia a nuestras relaciones personales y con lo que nos rodeamos y hacemos.
La lectura y la escritura son una búsqueda hacia nuestro interior. Es un proceso de investigación y descubrimiento. Las palabras actúan desde afuera para cobijarse en nuestro interior, en lo más profundo de los sentidos, en el entendimiento particular de cada uno.
La lectura sería el sustituto de las personas de amor que nos dedicaban su tiempo, sus emociones, sus inquietudes en su regazo y nos mostraron lo que somos ( a través de las canciones, los susurros, los comentarios…).
Estas relaciones se van transformando a lo largo de la vida, las necesidades, oportunidades, los medios de los que disponemos y las tecnologías.
Las nuevas tecnologías son también una buena fuente para poner en práctica esta búsqueda de  uno mismo, así como las artes escénicas, visuales y musicales.
Todo material que podamos imaginar para comunicar nuestras emociones, inquietudes, aspiraciones y multi-versiones de la realidad son útiles e indispensables para quienes las utiliza.
A veces no somos capaces de entender algo ( … se tira horas jugando a la consola o chateando en el ordenador…) y por eso lo rechazamos o lo censuramos. La historia está cargada de estos ejemplos: pensamos que lo válido es lo que conocemos, lo que entendemos y por ende, rechazamos lo que no se acerca a nuestra manera de pensar.

Aprendemos a amar la lectura a través del amor. El amor, entendido como crecimiento, innovación como experiencia de desarrollo, como comunicación.
El amor por la lectura  es un recorrido, un camino… El amor como forma de permitir a la otra persona  lo que necesita y no lo que a nosotros nos gustaría que necesitara.

Concepto del amor
– crecimiento, desarrollo, innovación, desprendimiento
– Qué es lo que necesita, que es lo que quiere nuestro hijo

Es importante crear lazos a través de la lectura, independientemente del contenido de ésta.
– compartir ese tiempo único con nuestro pequeño.         Atendiendo sus iniciativas, comentarios, preguntas…
Enseñar y fomentar contar historias, apreciar el arte de expresar, comunicar. Tener paciencia para que pueda expresar lo que quiere .
Las historias no tienen por qué ser escritas, podemos expresar verbalmente y con la comunicación no verbal, los gestos el cuerpo es todo un mundo que tenemos que incentivar. Poder hablar de cómo ha pasado el día, de lo que espera  del fin de semana, del transcurso del día… Esto ayuda a desarrollar las habilidades sociales de nuestros pequeños.
Tener paciencia cuando nos solicitan la repetición de las historias porque para ellos son signos de seguridad, porque ellos aprenden a anticipar la consecuencias de los hechos a través de esta sencilla analogía.

La adquisición lectora es algo evolutivo.
No es lo mismo leer que la comprensión lectora, la interiorización de los conceptos.
El niño puede aprender a leer a partir de los cinco años pero no entender lo que está leyendo.
Hasta los ocho años, el niño entenderá mucho mejor las explicaciones que le demos a través de comparaciones. A partir de los ocho años, empezará a formular un sistema más complejo que le permite entrar en el mundo simbólico de las cosas donde las cosas son y no son. Empezará a entender figuras retóricas como las metáforas, que le acompañará en la interiorización de sus vivencias personales. Es un proceso complejo pero que acaban adquiriendo naturalmente.

ALGUNOS CONSEJOS

– Hacer de la lectura parte de la vida.
Leer no es algo anclado a un lugar y un espacio sino que se puede trasladar a cualquier momento, el paseo, las vacaciones, el viaje en coche, se puede leer carteles, avisos, aprender a relacionar mensajes.

– Permitir que elijan la lectura.
Incluso pueden aprender a leer a través de los juegos de ordenador.

– Respetar los intereses particulares.
Descubrir cuáles son las situaciones o actividades que emociona o entusiasma a nuestro hijo.
Ayudar a descubrir con qué se siente especial, lo que realiza con alegría y le hace sentir único, aquello con lo que se embelesa, con lo que le permite que pase el tiempo sin enterarse.

– No obligar a leer ni utilizar la lectura como premio o castigo. Al igual que uno no se alimenta como premio o castigo sino porque es algo que forma parte del cuidado personal.

– Estimular la curiosidad, el espíritu innovador y elogiar sus gustos y estilos. No olvidemos que el mundo se ha creado gracias a pensamientos extravagantes y diferentes.

-Entender que la creatividad es más importante que el conocimiento; el conocimiento se puede almacenar pero la creatividad hay que estimularla, cultivarla para que surja.

No podemos olvidar que, paradójicamente, el mundo se desarrolla a través de las emociones y no tanto a través de  la lógica.

TECNICAS DE DESARROLLO
Ordenadas cronológicamente y/o dificultad

  • Tormenta de ideas
  • Representar un libro con dibujos, a modo de cartel publicitario de ese libro con una breve reseña o el fragmento que mas haya gustado para fomentar la lectura
  • Escribir o contar una historia personal sobre un hecho acaecido
  • Dramatización de las historias ( Representar historias estilo teatro, se puede hacer con historias que el niño haya vivido)
  • Tabla de multiplicar en poesía ( ISABEL AGUERA) siguiendo este ejemplo: Nueve por una es nueve: Corre que llueve
  • Confusión de cuentos.
    Utilizada por Rodari después en sus “Cuentos por teléfono”, Trata de representar los cuentos bajo un punto de vista nuevo buscando efectos paródicos: Axial
    Pueden equivocarse las historias (Caperucita es mala y el lobo bueno.: “Caperucita azul”, de Ignacio Viar),
    Continuar la historia después del final conocido del cuento (que sucede después),
    Mezclar las fabulas conocidas (Caperucita encuentra en el bosque a Pulgarcito y juntos descubren a La Bella Durmiente
  •  Las hipótesis fantásticas.
    Del tipo de “.Que pasaría si…?” (Que pasaría si recibieses por correo un Niño enlatado de siete años -“Konrad”- o si Gregorio, mendigo de la esquina, se pusiese a levitar sin haberlo deseado previamente -“Incidente en Atocha”, de Ferrer Bermejo, etc.).
  • Realizar un mural con diversos sonetos procedentes de antologías poéticas de autores españoles.
  •  Cuentos locos (I. AGUERA): A partir de titulares de periódicos, juntarlos hasta que digan algo y elaborar una historia
  • Para fomentar la técnica de la descripción, hacerlo con la tienda de Harry Potter y la piedra filosofal (viendo el fragmento cinematográfico y luego comparándolo con el libro.)
  •  Repartir manuales de instrucciones y recetas y solicitar que se fijen en la estructura y escriban imitando esta forma.
  •  Trabajar los puntos a favor y en contra de distintos temas de forma oral como introducción a la argumentación. Enseñar a hacer una reclamación escrita con argumentos claros para un cambio de notas, por ejemplo, u otros temas de la vida cotidiana.
  • Presentar los modelos de impresos de que dispones en casa, para realizar una solicitud de beca, por ejemplo, estudiarlos y aprender forma y contenido.
  • El binomio fantástico. La historia surge con toda fluidez partiendo de dos palabras extrañas (“luz-zapatos”), lo suficientemente distantes la una de la otra para que lo insólito las una, liberándolas de sus significados cotidianos.

 

  • Construcción de un “limerick” (disparate organizado y codificado). Su estructura es la siguiente: Un primer verso indica el protagonista (un Niño de nombre Perico); el segundo verso contiene alguna característica (de ojos azules y cara de mico); el tercero y cuarto expresan el predicado (tenia en las manos un gran abanico/ con el que hacia aire a su muñeco chico); en el quinto verso se inserta el extravagante epíteto final (el ventolero Perico de cara de mico).
  • La redacción de CUENTOS (I. AGUERA) siguiendo estas pautas:

1.-Punto de arranque: Alguien en un sitio: Maria salio al campo y…
2.-Preguntas: .Que hará allí?/ .Para que iría?
PRIMER PARTE: Como empieza: hace muchos anos/ En un lugar lejano
SEGUNDA PARTE: .Que pasa?: Puede pasar lo que queramos
TERCERA PARTE: .Como termina? Inventar el final que mas nos guste. Feliz o no.
En la vida puede pasar de todo.

Related posts

One Thought to “Cómo ayudar a nuestros hijos a amar la lectura”

  1. ROSA MARIA

    Muchas gracias Amparo por tan enriquecedora charla.

Leave a Comment