Coches Clásicos

¿Viejo o clásico? ¿tienen valor?

No por ser antiguo tiene valor en el mercado. ¿Cómo identificar los coches clásicos que verdaderamente se puedam considerar como pieza de colección?
Existe el mito de que un coche, por ser tener muchos años, automáticamente se convierte en un “filón”. Se tiende a pensar que con aguantarlo unos años más, luego acabará teniendo un gran valor económico.

Por desgracia no es tan sencillo. Sólo ocurre con algunos modelos -muy pocos- que se revalorizan con el tiempo, y teniendo un mínimo de condiciones de conservación a la hora de la venta. En la mayoría de los casos, el mayor valor que tienen estos vehículos es el sentimental.

Pero fijemos conceptos, un “Clásico” se considera (legalmente) a cualquier coche que tenga más de 25 años, ya sea un modesto utilitario o un flamante deportivo. Si somos poseedores de uno de estos coches y queremos volver a usarlos, tendremos que pasar por la iTv. Este trámite sirve para justificar que nuestro vehículo cumple con el reglamento de vehículos históricos (Real Decreto 1247/1995 del 14 de julio de 1995).

Factores que influyen en el precio de venta

Que un clásico pueda alcanzar un valor elevado en el mercado, al igual que cualquier objeto de coleccionista, lo determina principalmente:

  • La rareza.
  • Cantidad de producción.
  • Si pertenece a alguna edición especial.
  • Y su estado (existen talleres especializados en la restauración y  puesta a punto de estas joyas).

Aquí van algunos ejemplos desde tiendas especializadas:

  • Un dos caballos de toda la vida, del año 66, primera serie, totalmente restaurado y en perfecto funcionamiento. Viene a costar unos 9.000 euros en el mercado.
  • Un flamante Dodge Challlenger del 74, único en Europa, v8 432 Cv, 5.2L totalmente reformado. Se puede encontrar por 35.000 euros.
  • Una pieza de colección, como es un Pegaso Z-102: Puede llegar a cotizar en una subasta por encima de los 200.000 euros (en un próximo artículo lo veremos).

En cambio, un clásico con sólo valor emocional (que puede ser mayor que el económico), como puede ser el 1430 del abuelo. Si lo quisiéramos vender a un precio aceptable, tendríamos que gastar mucho en darle “valor añadido” a base de tunning: ruedas de perfil bajo, aerodinámicas, mejoras en motor… Y luego a pasarlo por el filtro de la inspección técnica para que pueda circular.
No estamos diciendo que todo lo que no sea exótico no tendrá algún valor, solo que hay que tener los pies sobre la tierra y conocer el posible valor histórico de los coches.

Related posts

Leave a Comment